Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Literalidad.
Literalidad.
Blanco y negro.

Blanco y negro.

Alguna vez hemos escuchado del tan gastado termino del amor, ya sea por una película romántica que termina con la atípica historia cursi sobre una pareja que después de odiarse aprende a amarse, y así construir un futuro de ensueño. Algo que también se ha visto en libros de amores imposibles o casuales, sobre un exceso poético o sobre una amarga realidad.

Cambiando nuestro pensar a tal grado que llegamos a creer lo que la mayoría considera correcto, contrae matrimonio, ama, vive, educa a tus hijos para que sean exitosos y descansa entre los brazos de la oscura belleza. Olvidando que el amor no es estar para siempre, que el éxito no es la felicidad, que los hijos no son obligatorios y que el final es intangible.

El amor es una sensación de misterio, que no se busca, pues no se a quedado perdido en algún lugar sin nombre o ubicación, siempre estará ahí esperando a que en algún momento tengamos el valor de tomarlo y hacer de el una flor que cuidaremos hasta el día que esta se marchite y se desvanezca en el viento, dejando atrás un aura de recuerdos agridulces. Y justo aquí es cuando uno pensaría que las personas se cansan de esperar, que somos tan torpes que no somos capaces de apreciar los mas pequeños detalles, desde un cumplido, una caricia  o una carcajada, lo que con frecuencia olvidamos es que el primer amor se lo debemos a el vago reflejo sobre la hacera después de un día lluvioso.

Una vez que entendemos que si estamos en paz con uno mismo, podremos estar en paz con quien queramos, el amor no es esperar hasta el final del camino para declararlo al mundo como un comercial de You Tube, más bien es demostrarlo  únicamente a la persona que nos acelera el corazón, pone temblorosa las piernas y hace que olvidemos el pronunciar de las palabras.

Es la atención al detalle, dejar a un lado el término “ amor “ que nos han vendido por años, y solamente es postrarse a ver cada detalle de aquella persona, como si fuera un rompecabezas; entender cada una de aquellas piezas para al momento de armarlo lograr comprender que es lo que vemos en realidad.

Ni toda la bondad es buena, ni todo el mal es cruel. Mientras más logremos entendernos más logramos entender aquel escenario frente a nosotros, el mundo es más que tonos claro-obscuro, es la mezcla de lo que la mente es incapaz de entender y el alma en aceptar. La vida es gris, es el entender que el amor no se define o se enseña, sólo se siente, se aprecia, se vive  para al final olvidar.

El amor vive en una canción, un verso, un desayuno, una mirada, vive mientras nosotros veamos más allá de lo que todos los demás es tan dispuestos a ver. Se trata de ver a las personas correctas, aquellas con la que escuchar el silencio es posible, donde las horas se acortan y los sueños se materializan,  y de dejar atrás a aquellas que solamente son un delirio de la mente.

El amor no se define sólo se siente, no se estereotipa o se clasifica sólo se aprecia y se cuida para que aquella flor embellezca de color este prado repleto de blanco y negro.