Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Literalidad.
Literalidad.
Un mundo.

Un mundo.

A veces antes de dormir, recuerdo un hermoso cuento que me contaban mis papás, uno sobre un pequeño punto azul, perdido olvidado entre millones de mundos, náufragos en este caótico  universo, un mundo rocoso, envuelto por una capa de seda color celeste que no hacía más que resaltar la enorme gama de tonos azules de sus océanos que pese a todas las probabilidades de un comienzo desalmado, ese pequeño mundo poco a poco se empezó a ilustrar con un color esmeralda, uno que marcaba lo que ningún otro mundo habría  logrado pensar; la vida, una vida que apenas era capas de duplicarse a si misma para lograr reproducirse e inundar la inmensidad del océano . Un océano que un día después de millones de años de evolución doto a aquellos organismos con la capacidad de salir a explorar la superficie rocosa.

Apenas comenzaba a gestarse el árbol de la vida, sorprendiendo día a día con sus más extravagantes creaciones, animales fluorescentes, plumaje exóticos, cantos que abarcan desde los mas suaves y tenues hasta los mas fornidos e imponentes. Había tanto que observar tan solo en un microscopio que parecía un relato imposible. Pronto ese mundo dejó atrás el caos, para llegar  a un balance casi poético.

Y entre todas esas maravillas una en especial comenzaba a nacer, una sin forma o propósito, una que el tiempo le enseñó a sobrevivir a manipular su entorno para el bien común. Aprendió a cazar y a aprovechar todo lo que el animal le brindaba, logró alumbrarse y retener el calor del sol sobre una fogata para así estar más cómodo en las noches heladas. Genero ideas para hacer herramientas que lo ayudarían en su larga y extenuante travesía por este mundo azul, creo armas para no ser la presa, sembró y recolecto su alimento para ya no caminar por días con el estomago haciendo eco.

Aquel pequeño individuo fue cada ves más lejos,  domino el idioma de las estrellas, la corriente de los mares y océanos, comprendiendo el propósito de cada uno de los demás seres vivos que los acompañaban. Siempre mostro un respeto por el mundo que le brindo todo lo que este necesitaba, pues sabia que de ellas dependía su presente y futuro.

Aquel era un sueño que me abría fascinado haber vivido. Pero si la guerra me a enseñado algo es  que la especie humana es causante de sus propios males, uso sus armas para apuñalar a su aliado, asesinó a otros solo para tener control de los que se le oponían. Callo a todo aquel que lo critico e impuso su propia ley para el bien de unos pocos.

Negaron el conocimiento que por milenios nos ayudo a evolucionar, usaron el conocimiento para acabar los unos con los otro por nada mas que disputas por fracciones de tierra. El conocimiento se convirtió en uno que terminarían por odiar y ocultar, uno que ya hace mucho dejó de ser para el bien común.

Probablemente está sea la última nota ya que logró percibir el aroma del azufre entrar a mi sistema, quemando mis pulmones, marchitando mi voz, saboreo la cal de mi alrededor mientras mi piel adquiere una tonalidad rojiza a causa de la radiación.

Se que el final está cerca se que todo esto fue culpa nuestra, nosotros le dimos un sabor amargo al agua, teñimos la tierra con un vacío profundo y ácido, nos volvimos adictos a cápsulas y la fantasía de un mundo mejor, encadenados nuestros cadáveres a tanque de oxígeno, y tratamos con odio a el mundo que nos acogió y nos dio la vida.

Se que todo tiene un fin, se que ya no habrá mañana; y no logró evitar pensar que sería del mundo si la raza humana no fuera egoísta, orgullosa y tan pretenciosa por algo que nunca le perteneció.

Y sin más levantó la mirada entre tanto polvo mientras mis últimas lagrimas limpian un rostro dañado por lo que todos conocemos como ignorancia.